Portada » Lo que somos

Lo que somos

Recuerdo perfectamente el día en el que David Larroche me pidió tomar un café para proponerme ayudarle a montar un departamento de soporte para los clientes más importantes de Cornerstone OnDemand en España.

Al parecer el éxtasis de las primeras grandes ventas y las primeras implantaciones e integraciones triunfales habían empezado a caminar hacia vías muertas por falta de entendimiento, por falta de una correcta adopción por parte de esas grandes corporaciones, pero sobre todo por una falta de acompañamiento por parte de Cornerstone, de sus partners o… de quien fuera. Intuía yo vagamente para qué servía en realidad eso de Cornerstone, pero lo que sí que sabía por mis años de experiencia en el mundo IT es que el usuario necesitaba de cuidado constante, de mimo y atención como una planta delicada, y que se cumplía aquello tan manido de que si no riegas la planta se te marchita.

Hay tecnología que te venden empaquetada y con cuatro luces para saber si funciona o si va para adelante o para detrás, o para indicarte si el depósito de algo está vacío, ante lo cual la respuesta es fácilmente asumible por parte del usuario: no hay interpretación errónea posible, no hay solución creativa o inventada, es lo que es, lo aceptas, operas en consecuencia y hasta la próxima.

Pero cuando hablamos de software en permanente evolución, para empresas en transformación constante en una sociedad cambiante… cada vez que alguien se medio pierde, ya sea por la dificultad del proceso, ya sea porque de un año para otro no se acuerda de qué iba el tema, ya sea porque le han cambiado ligeramente la pantalla y su subconsciente le hace dudar de todo, aparece un detractor inocente que va haciendo mella con quejas por aquí y por allá, y contagiando a unos y a otros del malestar que siente, sin aportar soluciones o alternativas, pero ejerciendo su derecho a la queja y a la disconformidad ¡Si Señor! Y si no atajas esas mini rebeliones, pronto vendrá otro que ocupe tu lugar y eso Cornerstone no se lo podía permitir.

Con el tiempo, casi sin querer y con la ayuda inestimable del equipo de Cornerstone, fui montando mi propio equipo y dando forma a una idea de empresa que tenía en algún lugar recóndito de mi emocionario: una empresa cuidadosa de las personas, amable, atenta con cada uno de ellos (de ellas más bien, porque casi todo son mujeres), una empresa donde el buen ritmo de trabajo no impidiera descanso espiritual y cierto regocijo de pertenencia.

Con el tiempo descubrí que sólo desde esa energía buena y bonita se podía acompañar a esos usuarios «perdidos» en la inmensidad de Cornerstone, a esos administradores atosigados por sus deberes, a esos departamentos poco tecnológicos y ávidos de ser salvados por la tecnología, a esas empresas necesitadas de una gestión fácil del talento

Y esta empresa que quería ayudar desde fuera a esos clientes en su día a día, se encontró con que la poderosa herramienta de Gestión del Talento de Cornerstone, permitía, si se sabía cómo, acompañar a cada empleado en todas las etapas de su vida en la empresa (lo que en la jerga se conoce como el Employee Journey), desde que era captado y se tenían los primeros contactos con él, hasta su definición de proyecto profesional, pasando por la gestión de la incorporación, la evaluación de su cometido y la formación orientada a su crecimiento, llegando incluso a la gestión de la salida y su fidelización como embajador de marca aun estando dedicado a otros menesteres.

Yo me crie como quien dice entre líneas de código, programación orientada a objetos, bases de datos y punteros desbocados, para pasar después al mundo ese del que hablaba antes, el de la tecnología embebida en cajas de todos los tamaños y colores que hacen solas absolutamente de todo en un fino y armonioso equilibrio con otras tantas cajas que enrutan, filtran, procesan voz, acumulan registros de todo… etc. Mundos muy, pero que muy técnicos, frikis y a veces fríos… ¿poco humanos?

De pronto descubrí que tenía ante mí la posibilidad de reconciliar la tecnología con las personas: Tecnología que ayuda a cuidar de las personas en ese mundo a veces tan hostil de la empresa y servicios para que esa tecnología realice su función con la menor fricción posible.

Ya no se trataba de darte una solución desde fuera (eXternal soLutio) se trataba de algo más: de ayudarte a ti a que también alcances plenitud en tu vida profesional, y a que mi equipo se sienta pleno por lograr ese precioso cometido.

Y veo que cada vez más los clientes creen en nosotros, nos confían retos difíciles que antes nadie había resuelto, y descubren con nuestro entusiasmo que cada vez pueden hacer más cosas con Cornerstone y cada vez pueden cuidar mejor de esas plantas y hacerlas florecer…

Quizás suene un poco cursi… Pero yo no me lo quiero perder ¿y tú? ¿te apuntas a que tu organización sea más PLEHNIA?

Nacho Marín – CEO 

Síguenos en Linkedin y Twitter para no perderte nada.